¿Que es un abrazo sanador?

En estos dias estaba escuchando una conferencia de Gregg Braden, físico, científico y metafísico estadounidense  dedicado a realizar investigaciones y estudios para unir la ciencia y la espiritualidad, donde hacia referencia a nuestro poder sanador, enfatizando las caricias y los abrazos. Presento un corto video donde un bebe prematuro estira su diminuto bracito y abraza a su morocho quien se encontraba en condiciones muy inestables y delicadas de supervivencia. Después de este acogimiento de su hermano, el bebe en riesgo de muerte mejoró notablemente sus signos vitales. No pude evitar las lagrimas de emoción al contemplar tan conmovedor evento…De allí nació mi interés de escribir acerca de esta gran fuerza de sanación que tenemos: !los abrazos!

                                                                                                           

Quien no se ha estremecido al recibir un abrazo donde se siente la entrega y contacto de los corazones?  Aparte de ser un saludo y una forma de conectarnos  estrechándonos  entre los brazos, es una forma de expresar nuestras emociones. Es una muestra de cariño intensa e íntima, es una forma espontanea de demostrar afecto. Con un abrazo y sin necesidad de palabras podemos “hablar” transmitiendo nuestros sentimientos, alegrías, tristezas, compasión, amor, arrepentimiento. Podemos manifestarle a una persona cuanto la queremos, cuanto nos importa, cuanto comprendemos su dolor. El abrazo en una conexión  física de corazones, es un encuentro de almas.

 

Para el desarrollo adecuado del ser humano, científicos y  psicólogos aseguran y afirman que el contacto físico es una necesidad fundamental, al igual que el alimento y el agua. El recibir caricias y abrazos desde el nacimiento aseguran larga vida a las neuronas.

 

Basta con apreciar un bebe recién nacido para sentir cuan necesitado es del contacto físico, de alguien quien lo cuide y le asegure su alimento y bienestar. Todos crecemos con nuestros niños internos con esa necesidad de buscar afecto, de contacto físico, de tocar y de ser tocados, aun en los cuerpos de adultos que tenemos seguimos buscando ser  mirados y apreciados.  Si bien hay muchas maneras de tocar, el abrazo es una sumamente especial que nos proporciona una dimensión desconocida de plenitud, contribuyendo a la curación y sanación.

 

Los abrazos no solo nos conectan sino que son esenciales para nuestro equilibrio emocional, para nuestro bienestar en general. Nos afectan de forma positiva físicamente, emocionalmente, mentalmente y sobre todo en nuestra salud acrecentándola.

Se han llevado a cabo infinidad de estudios acerca de cambios  que se producen en el cuerpo físico cuando se recibe o se da un abrazo.  Basta con buscar e investigar en internet y se queda uno maravillado de sus efectos. Un abrazo lleno de afecto proporciona sensaciones táctiles muy agradables y envía señales al cerebro influyendo en  la construcción de una adecuada imagen corporal, un sentido apropiado del cuerpo en los niños, y también en los adultos. De hecho, investigadores mencionan que la falta de abrazos y caricias afectivas  pueden agravar trastornos de esta imagen corporal en casos de personas con padecimiento de anorexia  y/o bulimia. A que te refieres?

Hay un estudio realizado a un numeroso grupo de parejas que me llamó la atención llevado a cabo  en el Advanced Telecommunications Research Institute International de Kioto, en donde a las parejas se les pidió que conversaran por 15 minutos y luego a la mitad de la muestra se les pidió que se abrazaran. Al evaluar los resultados se mostro que las parejas abrazadas mostraron una reducción bastante significativa del nivel de cortisol en la sangre; la “hormona del estrés”.

Hay varios estudios donde se ha medido el nivel de oxitosina en la sangre, la “hormona del amor”, demostrando que se incrementa con los abrazos animándonos a conectarnos emocionalmente con otras personas.

Hoy en día los abrazos son utilizados en muchas terapias por los beneficios que brindan rompiendo barreras emocionales.

 

Veamos algunas de las muchas alteraciones fisiológicas positivas que experimenta nuestro cuerpo y directamente en el cerebro cuando abrazamos:

 

Estimula la producción de dopamina, neurotransmisor conocida como “la hormona del placer” generando una  sensación placentera que alivia el estrés y la tensión.

Incrementa la confianza, seguridad y autoestima.

Afecta positivamente el desarrollo del lenguaje y el coeficiente intelectual de los niños. 

Mejora el estado de animo al elevar la serotonina.

Fortalece el Sistema inmune al aumentar la producción de glóbulos blancos.

Equilibra el Sistema nervioso liberando la tensión.

Disminuye la presión arterial.

Relaja los músculos.

Rejuvenece el cuerpo estimulando el nivel de oxigeno en la sangre.

Reduce el riesgo del padecimiento de demencia.

Reduce sentimientos de malestar, enojo, apatía.

Alivia el dolor, la depresión, la ansiedad, la angustia, la tensión.

Acrecienta la voluntad de vivir y continuar adelante.

 

Es tan importante el efecto de los abrazos en nuestra vida, que hay movimientos que los incentivan. “AG” es una web cuyo fin es fomentar los abrazos;  “A veces todo lo que necesitas es un abrazo” es uno de sus slogans. Su origen es muy inspirador. En el año 2004, el australiano Juan Mann  en una epoca de su vida depresiva, encontrandose en una fiesta, una mujer completamente desconocida le dio un abrazo que lo estremecio profundamente, y posteriormente lo motivo a regular abrazos a la gente en la calle rompiendo fronteras hasta convertirse hoy en un movimiento mundial.  Los invito a ver el video FREE HUGS CAMPAIGN. Hoy en día aun podemos encontrarnos con Juan Mann dando abrazos en la calle como muchos otros alrededor del mundo quienes se han unido a esta iniciativa.

Con esta corta información ya tenemos suficiente como para lanzarnos y abrirnos para dar y recibir abrazos. Sin embargo Mejor algo como, Sin embargo, debemos tener en cuenta que el promedio del abrazo usual que practicamos es de 3 segundos de duración y para sentir, dar y recibir la cantidad de beneficios que nos proporciona el abrazo, este debe ser mas largo. Expertos aconsejan de la practica de abrazos de 21 segundos, tiempo en el cual se siente el “Segundo” de la profunda entrega o “rendición” como yo la llamo. Lo mejor de todo es que además de ser gratis, los efectos de un abrazo son inmediatos. 

Todos funcionaríamos mejor en nuestras vidas si abrazáramos y nos permitiriamos recibir abrazos. Incluso hasta pedirlos.

 Los abrazos son bálsamos sanadores y los damos con las extensiones de nuestro Corazón, cuna del amor incondicional, nuestros brazos.

Atrevámonos a experimentar! Siendo humildes y vulnerables para entregarnos el 100% en un abrazo…
 

El 21 de enero es el Dia Nacional de Abrazo, creado en 1986 por Kevin Zaborney, pastor de Michigan, USA, cuyo objetivo es motivar e incentivar la interacción entre los seres humanos.

La realidad es que podemos sobrevivir sin abrazos, pero hay quienes dicen que seria como morir de melancolía y tristeza cada día. También podemos VIVIR a plenitud con ellos, es por ello que Virginia Satir, psicoterapeuta familiar afirma: “Necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 abrazos para mantenernos y 12 abrazos para crecer”

 

 “’Es imposible’, dijo el orgullo, ‘es riesgoso’, señalo la experiencia, ‘no tiene sentido’, dijo la razón, ‘inténtalo’, susurro el Corazón.”

 

Escuchemos al Corazón, cuantos abrazos nos daremos hoy?

 

https://youtu.be/1dFNJgYQXJ0

Fundacion Canguro Colombia

Un abrazo sanador, 

Cathy