¿Somos gatillos de violencia o de paz?

 

Tuve el regalo de asistir a una charla de Arun Gandhi, nacido en 1934 en Durban Surafrica, un activista socio-político nieto del gran líder pacifista y maestro, nominado 5 veces al premio Nobel de la Paz Mahatma Gandhi, nacido el 2 de octubre de 1869 conocido y premiado por su filosofía “No violencia y Paz”. Arun Gandhi contaba que a la edad de 12 años lleno de rabia y deseoso de venganza para castigar a todos los que le habían excluido y hecho daño a su corta edad, fue enviado por sus padres a vivir con su abuelo quien le enseño a conocer y reconocer  la emoción de la rabia y como manejarla. Referencia que hizo en su charla, enfocando como tema principal el reconocer la rabia que lleva a la “Violencia Pasiva”, tal vez inconciente que todos tenemos dentro.

 

En su amena charla narro anécdotas de su infancia compartida con su abuelo. Una de las primeras cosas que recuerda es cuando su abuelo comparo la rabia con la electricidad, diciéndole que puede ser muy buena y poderosa si se sabe utilizar inteligentemente, de lo contrario puede ser muy peligrosa, haciéndonos y haciendo  mucho daño cuando la rabia desencadena en actos de violencia.

 

Que entendemos por violencia?

Se define como cualquier acto que se ejecuta con fuerza, brusquedad, ímpetu, estando involucrada la practica de la fuerza física, verbal y también psicológica contra uno mismo, otras personas, otros seres vivos; también contra objetos ocasionándoles daño. Ya sea de manera voluntaria para conseguir un fin determinado forzando la voluntad del sujeto agredido al intentar someterlo, o de manera accidental. La violencia es la perdida de la paz.

 

Entonces que es la paz?

La paz es un estado de estabilidad, equilibrio, quietud, tranquilidad, lo contrario a conflictos y guerras.

Y esta ansiada paz es el deseo que escuchamos en cada evento, en cada certamen, en muchos movimientos alrededor del mundo. Para lograrla debemos concientizar que es lo que estamos haciendo cada uno que en lugar de generar paz, generamos separaciones que conllevan a cualquier tipo de conflicto, lucha, “guerra”.

 

Existen diversas clasificaciones de lo que es la violencia. Por lo general la describimos como la ruidosa, la bulliciosa, la que se puede ver. Cuando hablamos de violencia, en seguida la asumimos como activa.

 

Quiero enfocarme en el significado de la Violencia Pasiva  que enfatizo Arun Ghandi en la charla, que actúa desde el interior muy sutilmente, importantísima y difícil de detectar.

 

Por lo general negamos que somos violentos, mas aun negamos la Violencia Pasiva que tenemos, que vivimos  y ejercemos, muchas veces de forma inconsciente.  Esta tan escondida que la llegamos a ignorar! Entonces debemos conocer que es eso que somos, que hacemos que perturba la paz que es considerado Violencia Pasiva.

 

Son todas aquellas acciones de opresión, conductas altamente destructivas por su carga invisible que conllevan a situaciones de conflicto que ejercemos con palabras, gestos y acciones como tener conductas irrespetuosas cuando: insultamos, descalificamos, hablamos mal de alguien, excluimos, criticamos, juzgamos, hacemos bromas hirientes, nos burlamos, utilizamos apodos, somos sarcásticos, chismosos, realizamos actos de venganza, amenazamos, manipulamos, ejercemos chantaje emocional, ignoramos, procrastinamos...y muchas mas...

 

Al leer este listado, que tal vez nos sorprende, comenzamos,  a reconocer que la Violencia Pasiva es parte de nuestra vida diaria, es parte de nuestra realidad cotidiana. Y mientras mas nos adentramos, mas actos y acciones descubrimos en nosotros que nos llevan a crear esa Violencia Pasiva de la que hablamos.

 

A que nos lleva esto?

A concientizar lo tanto que participamos a cada instante en la creación de violencia en nuestra familia, en nuestro hogar, en nuestro trabajo, en nuestro país, en el mundo. Ya no hay culpables afuera, ahora somos los responsables......

 

Veamos de donde puede venir esa Violencia Pasiva.

 

Sri Bhagavan nacido en  India el 7 de marzo de 1949, considerado un gurú espiritual, fundador de la Oneness University, una escuela ubicada en el sur de la India, nos dice que la violencia esta dentro del ser  “hirviendo dentro de nuestra Consciencia como rabia suprimida, separación y rencor dentro de cada uno de nosotros”. Nos dice que hasta que no reconozcamos esto, continuara desarrollándose.......Por lo tanto, la solución es mover nuestra atención hacia adentro de nosotros mismos y “mirar”, reconocer esa violencia que esta allí y de esta manera comenzamos a darle paso a la paz. El dice :“Si 10 millones de personas entran a estados elevados de conciencia, un estado de total no violencia interna, la paz y el bienestar podrían ser posibles. Aunque las causas de la violencia continuaran existiendo, ellas no se trasladaran hacia actos de violencia. Somos los gatillos de la violencia o de la paz”.

 

Mahatma Ghandi nos dice que “la relación que existe entre la violencia pasiva y la violencia física es la misma que existe entre la gasolina y el fuego”. Las acciones que ejercemos de Violencia Pasiva vienen de la ira, rabia interna y generan ira, rabia afuera en la “victima”, y si esta no ha aprendido a utilizar de forma positiva esta emoción entonces como resultado genera violencia física. Por lo tanto si en realidad lo que deseamos es “apagar el fuego de la violencia física, debemos entonces parar el abastecimiento de combustible”.

 

Después de reconocer la Violencia Pasiva que somos, ahora como podemos comenzar a transformarnos?

Lo  primero es reconocer y aceptar con un “si!” lo que si somos; “Violencias Pasivas Andantes”. Ya desde este momento dejamos de ser reaccionarios inconscientes y tenemos el chance de caminar de forma consiente eligiendo acciones sembradoras de reconciliación, serenidad, paz. Comenzamos a dejar de ser victimas asumiendo lo que nos corresponde siendo entonces responsables en el camino.

 

Arun Gandhi realizo esta tarea para comenzar a concientizar y darse cuenta de hacia donde lo llevaban sus pensamientos, palabras y acciones. Su abuelo quería que conociera su grado de violencia consciente y la inconsciente. Le explico que la violencia tenia dos hijos: la forma física y la forma pasiva. Le encomendó que todos los días antes de dormir escribiera debajo de dos encabezados: uno decía Violencia Física y el otro decía Violencia Pasiva lo que hubiese experimentado durante el día en relación con la violencia. Debía escribir con integridad, analizando todos sus actos de violencia.  Llevando a cabo esta tarea, Arun logro un excelente modo de introspección dándose cuenta de su grado de violencia. 

 

Ahora la pregunta que nos debemos hacer es que queremos para nuestras vidas? Es relevante sembrar “no violencia”? Y sembrar entonces atributos positivos de respeto, comprensión, compasión, amor? La decisión es nuestra! El cambio que queremos ver tenemos que ser, accionando y asumiendo nuestra gran responsabilidad. Esa es la esencia del mensaje de Gandhi.

 

Para finalizar comparto una historia aleccionadora narrada por Arun Gandhi sobre el significado de la siembra de la paz de su abuelo:

“Un antiguo rey de la India estaba obsesionado con la idea de encontrar la paz.

Se preguntaba: Que es la paz? Como se puede alcanzar? Y que debo hacer cuando la encuentre?

Dicho rey ofreció una gran recompensa invitando a los intelectuales del reino para que participaran y

respondieran todas estas interrogantes. Muchos pasaron sin lograr éxito.

Y le sugirieron al rey que fuera a consultar a un anciano muy sabio quien seguro le respondería sus inquietudes.

El rey fue a ver al sabio y lo interpelo. El sabio en silencio y sin decir una palabra fue a la cocina y le entrego al

rey en su mano un grano de trigo diciéndole que allí encontraría su respuesta.

El rey no queriendo aceptar su ignorancia se regreso al palacio sin hacerle preguntas.

Coloco el grano de trigo en una caja de oro bien guardada.

Todas las mañanas abría la caja buscando respuestas sin encontrarlas.

Semanas después otro sabio fue a visitar el rey y este le contó de su experiencia y el grano de trigo.

El sabio le dijo: “Es muy simple su majestad.

Del mismo modo en que el grano representa el alimento para el cuerpo, la paz representa el alimento para el alma.

Ahora si usted conserva el grano en la caja de oro, este se pudrirá sin ser capaz de alimentar o multiplicarse.

Sin embargo, si se le permite interactuar con los elementos luz, agua, aire, tierra, florecerá, se multiplicara y

pronto tendrá todo un campo de trigo, no solo para alimentarse, sino para alimentar a otros.

Este es el significado de la paz, debe alimentar su alma y las almas de los demás y debe multiplicarse gracias a

la interacción con los elementos”.

 

Arun Gandhi se ha dedicado a llevar un mensaje alrededor del mundo compartiendo las enseñanzas aprendidas de su abuelo acerca del perdón, el verdadero mensaje del alma y como conquistar la verdadera paz.

“La violencia es el miedo a los ideales de los demás” .

&

“Para una persona no violenta, todo el mundo es su familia”. 

-Mahatma Gandhi.

Un abrazo sanador, 

Cathy